Amanecer

amanecerLa sirena del puerto aúlla anunciando el amanecer, despejándome del sopor de una noche no dormida. Desde la cama, sin moverme por miedo a que me descubras observándote a hurtadillas, veo tu figura, aun desnuda, recortándose ante el ventanal, mirando al exterior mientras tus manos sostienen apartadas las cortinas.

Daría cualquier cosa pro saber qué miras con tanto interés. Quizás un velero abandonando su amarre, dispuesto a internarse en lo mas recóndito de su amante azul; o una gaviota madrugadora llamando al sol con su desagradable graznido; quizás nuestras propias huellas en la arena de la playa; o mi primer gemido cuando hundiste tus manos entre mis piernas.


Estas muy callado, mirando con tus ojos azules un amanecer dorado que trae el zurrón repleto de esperanzas y buenos augurios. No te mueves ni un centímetro, como si tu cuerpo estuviese esculpido en mármol con martillo y cincel, otro David en manos de Miguel Ángel, pero tu cuerpo no está frío y si me fijo, veo tu pecho subir y bajar al compás de tu respiración.

Tu mirada se vuelve hacia mi y me descubres, arrebujada en la cama, envuelta en el nórdico en esta mañana de invierno. No alcanzo a comprender cómo es que no tienes frío…

La sirena aúlla de nuevo y te arropa con su desagradable gritar. Te invito a la cama y tu me sonríes mientras pasas las manos por tu larga melena, un gesto femenino que tu conviertes en tan masculino…

Me haces el amor otra vez mientras la luz del sol invade poco a poco nuestro refugio; me haces gritar de placer olvidándome del resto del mundo, sintiéndote tan dentro de mi que me abrasas el alma. Te miro y tu imagen se desdibuja en mis ojos llenos de lagrimas.

De nuevo el día te arranca de mis brazos, dejando solo el tenue aroma de tu perfuma y el largo esperar diurno se hace eterno mientras anhelo con ansias la llegada de la nueva noche y con ella, tu presencia.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://poesiaybelleza.wordpress.com/2008/11/08/amanecer/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Aquí, en el interior de la Carpetania, echo mucho de menos el mar… el rumor de las olas, las sirenas de los barcos, los gritos de las gaviotas… para mí son sonidos dulcísimos…

    Por cierto. Pensé que, a lo mejor, te interesa este enlace: http://www.miraguano-sa.es/

    Besos.

  2. Cierra los ojos y sueña. Nada está lejos si realmente lo deseamos. Gracias por el link.

    Besos, ardiente caballero.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: