Diario de Akeru XXII

mg0679muq6No recuerdo su nombre, ni apenas su cara. Son detalles que no importan. Solo recuerdo su olor, intenso, como a café recién hecho… Hablamos un rato; yo me reí, el se rió… Le mordisqueé el lóbulo de la oreja, con cuidado, haciéndole cosquillas y le dije “sigueme”.

Acabamos en un privado, las cortinas corridas, la música sonando…

Mr. Sandman, bring me a dream
Make him the cutest that I’ve ever seen…

De pie, uno frente a otro; él mirándome, incrédulo -¿será verdad lo que está pasando?- yo desabrochándole la camisa. Lo empujo suavemente y se deja caer sobre el sofá. hay poco espacio entre la mesa y el respaldo pero es suficiente. Me inclino y empiezo a besarle el ombligo; recorro su pecho con la punta de mi lengua entreteniéndome en sus pezones, besando, lamiendo… Noto su excitación. Voy subiendo, despacio, tomándome mi tiempo… Necesito que esté a 100 en el momento clave.

Llego a su boca. La recorro con mi lengua mientras sus manos buscan mis nalgas por debajo del vestido. Su cuerpo grita ¡ahora, ahora!. Su aroma golpea mis sentidos y yo busco su cuello, su aorta, palpitante, por debajo de la piel…

Muerdo y sorbo su sangre. La bebo con fruicion, con ansia, mientras él se agita de placer y gime en mi oreja, pidiéndome, suplicándome que siga, que no pare…

Sentada encima de sus ingles; sus manos en mis nalgas; mi boca en su cuello; su boca en mi oreja…

El mundo explotó en mil tonos carmesí. Su climax llegó justo al mismo tiempo que el mio; su cuerpo se convulsionó bajo mi cuerpo mientras mi boca se separó de su cuello, se arqueó mi espalda y grité en silencio sintiendo en mi alma el placer de mil mundos.

El perdió el sentido; siempre es así.

Me levanté, le di un beso en los labios, me limpié los restos de sangre de la boca mirándome en el espejo, y salí.

Kurayami también había terminado con su maestra. Me miró y sonrió, un regalo precioso teniendo en cuenta que el casi nunca sonrie. Me besó levemente en los labios -nunca lo había hecho antes- y yo me estremecí.

Eran las seis de la mañana, pronto amanecería y Kurayami me preguntó:

-¿Quieres pasar el día en mi casa?

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://poesiaybelleza.wordpress.com/2008/12/01/diario-de-akeru-xxii/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: