Diario de Akeru XXVI

blood-the-funeral-for-humanityHabíamos ido al Lagoon y solo al cruzar la puerta, le vi a él. La ira hizo que mis músculos se tensaran y Hikari se dio cuenta enseguida.

-Que pasa, amor?

Siempre me llama así.

-Ahí está Luis- le dije. El conocía la historia.

-Relájate, amor.

Cogió mi mentón con el índice y el pulgar y me besó en los labios.

-Tu ya estas por encima de esos sentimientos tan mundanos…

Sí, pensé; pero lo estaría más si hubiese podido hacérselo pagar. Supongo que aún hay en mí demasiada humanidad.

Nos separamos y nos mezclamos con la gente, buscando, pero yo no podía dejar de pensar en Luis, en hacerle pagar todo el dolor…

Y entonces vi a Azucena. Mi amiga.

¿Están juntos? me pregunté. Pero no, porque ella estaba agarrada como una chinche a un hombretón bastante guapo, del tipo “me paso la vida en el gimnasio”, todo bíceps y tríceps y cuadríceps y abdominales…

Los seguí con la mirada y vi que Luis también estaba acompañado, que iban los cuatro juntos y que se lo estaban pasando muy bien…

Busqué a Hikari y vi que no estaba lejos, observándome, con su sonrisa cínica en los labios. Sabía perfectamente que me proponía e iba a ayudarme…

Íbamos a divertirnos.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://poesiaybelleza.wordpress.com/2008/12/05/diario-de-akeru-xxvi/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: