Diario de Akeru XXXVI

apaixonadossm7El atardecer tiñó el cielo de sangriento carmesí. Abrí las cortinas, pesadas y gruesas, antiguas como el caserón, teniendo cuidado de que la poca luz que quedaba del día no tocara mi cuerpo desnudo, recortado en la ventana, como una de esas muñecas de papel, recortables las llamaban, que tanto me gustaban de pequeña.

Noté los ojos de Mick fijos en mi espalda aun antes de oírle mover entre las sabanas.

-¿Quien eres?- se preguntó en voz muy baja. Si yo no hubiera sido vampiro jamas le habría oído formularla, pero mis oídos son capaces de captar el vuelo de una mosca a mucha distancia… No le contesté, no debía hacerlo.

Se levantó de la cama y vino hacia mi. El sol ya había desaparecido detrás de las montañas y de él solo quedaba el recuerdo. Las estrellas empezaban a brillar con fuerza, aprovechándose de la ausencia de la luna, en su fase nueva.

Mick se puso detrás de mi. Me abrazó por la cintura, con delicadeza, y me besó la coronilla mientras aspiraba el perfume de mi pelo.

-No volveré a verte, ¿verdad?

Yo asentí con la cabeza porque la garganta me falló. Todas las ganas de llorar se acumulaban allí y si abría la boca no sería capaz de contenerlas. Una lágrima se escapó de su prisión y yo lo hice de sus brazos.

-Tengo que ir al baño- le dije.

El baño, junto a su dormitorio, era lo único de todo el caserón que ya estaba completamente terminado. Tenia una bañera enorme con hidromasaje y no pude resistirme a la tentación. La llené y me metí dentro. Y no pude mas.

Lloré.

Lloré como jamás antes había llorado. Lloré por Mick y por todos los Micks del mundo que jamás me recordarían. Lloré por mis padres, que me habían perdido irremisiblemente aunque ellos aún no lo sabían y lloré sus lagrimas de dolor. Lloré por mis amigos que ya no podrían serlo; por mi pasado, que ya no importaba; por mi futuro, largo, muy largo, y solitario; lloré por todo lo que hubiese podido ser y ya jamás sería; por esos hijos que jamás pariría, o esos nietos que nunca malcriaría. Por todo lloré, y por todos.

Lloré por la muerte del vampiro, la mas dolorosa de todas, la muerte del recuerdo.

Dicen que nadie muere del todo mientras es recordado.

Dentro de 100 años no habrá nadie que me recuerde. Entonces será cuando empezaré a vivir mi verdadera muerte y mientras eso llega mi existencia será una larga agonía de despedida.

Eternamente viva. Eternamente muerta. Esa es la esencia del vampiro.

No se si Mick me oyó llorar pero llamó a la puerta del baño con delicadeza.

-¿Estas bien?- me preguntó. Un cielo de hombre.

-Sí, ahora salgo.

Había cometido otro error en mi estúpida búsqueda de no se qué. Mick no podía acordarse de mi, no debía. Tenía que arreglarlo.

Hice el amor con él por última vez, entregándome como humana, en la misma ventana, mi espalda contra la pared, mis piernas alrededor de su cuerpo; el sudor empapaba nuestros cuerpos desnudos que se estremecían con el roce; sus manos acariciaban toda mi piel, sin dejar un solo centímetro huérfano de amor; sus labios buscaban mis labios y encontraban mi cuello, mis pechos, mi vientre…

Y mis labios besaban sus ojos, mi lengua jugueteaba con su oreja y mis manos le provocaban acariciando sus pezones, tensos como la cuerda del arco instantes antes de ser disparado…

Se despertó el fuego de nuestro interior y ardimos en las llamas del pecado, amándonos con fuerza, casi con violencia, buscándonos irremisiblemente en un mar enorme perdido en nuestra propia memoria, sin posibilidad de reencuentro.

No se como acabamos sobre la cama, su pene en mi interior, empujando con furia, haciéndome sentir el estallido del Vesubio en plena erupción, gritando…

Tomé lo que debía. Le mordí y me alimenté y las brumas nublaron su mente y mi recuerdo se desvaneció.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://poesiaybelleza.wordpress.com/2008/12/14/diario-de-akeru-xxxvi/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Temblé al leerlo. Me hizo vibrar, aprobé el contenido, me enervó, participé muy dentro como si hubiera sido parte de los hechos narrados. Y entoces pensé que me gustaría escribir mis experiencias. Saludos. Mario

  2. Querido Mario:
    Me alegra que hayas podido disfrutar con la lectura de las aventuras de esta pobre vampira. Espero que vuelvas y sigas dejándote llevar…

  3. EXCELENTE HISTORIA DE VERDAD, mis mas sinceras felicitaciones. Tanta pasión y tan bien narrada, dio gusto leerlo.

    Continuaré visitandote, te lo prometo.

    http://gymbrainstorming.blogspot.com/

    • Muchisimas gracias, Mariana. Es un placer escribir para lectores tan apasionados como tu. Un beso y un mordisco de vampiro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: