Diario de Akeru LIX

203925281_1ace72c66aVlad me pidió bailar cuando estaba sonando una canción muy lenta, de esas que invitan a abrazar. Acepté, por supuesto.

Es encantador además de apuesto. Lleva el pelo negro muy corto y perilla enmarcando su boca de finos labios. Sus ojos, negros y brillantes como ascuas de carbón encendido, miran intensamente como si pudieran acariciar tus pensamientos. Sus manos, largas y finas, suaves pero fuertes, se posaron en mi cuerpo con deleite, provocando un flujo de corriente que subió por mi columna hasta las orejas, enrojeciéndolas.

Me apretó contra su pecho y su boca en mi oido susurraba palabras hermosas. Estaba desplegando todo su encanto para seducirme y yo no pude, o no quise, permanecer impasible.

Salimos del salón de baile con disimulo buscando un rincón solitario y oscuro donde abandonarnos a la locura. Tenia mucha curiosidad; los únicos vampiros con los que me había relacionado hasta entonces habían sido Hikari y Kurayami, y quería saber mas, conocer a otros, crecer como vampiro…

Pero no quise llevarle hasta mi dormitorio; demasiado intimo, casi con carácter sagrado para mi, donde solo entran aquellos que han conquistado mi alma, no mi cuerpo.

Encontramos un rincón en la biblioteca, entre una librería y un atril de lectura donde estaba, abierto por la pagina 69, una edición de lujo del Kamasutra… Profético.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://poesiaybelleza.wordpress.com/2009/01/20/diario-de-akeru-lix/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: