Diario de Kurayami 2

mmmmm... qué lindo¡Cuanto puede dar de si una simple cerveza! Convertirse en un objeto de culto, en un icono que adorar, en un genio concededor de deseos.

Gracias a una cerveza ya conozco su nombre; Hikari se acercó a ella en la barra del bar y le preguntó qué bebía y a partir de ahí empezaron a hablar. Yo los miraba desde mi rincón, agarrado fuertemente a mi vaso de whisky; mi corazón funcionaba bombeando pura adrenalina por mis venas, esperando el momento; ella me miró un par de veces mientras hablaba con Hikari y me sonrió. Estuve a punto de salir huyendo, acobardado ante la luz que despidió su sonrisa y el esfuerzo que me costo no levantarme de alli y obligarme a devolverle el gesto, me agoto. Y cuando llegó el momento de las presentaciones, sentir el roce de sus labios en la piel de mi mejilla y su “encantada de conocerte” mientras nos mirábamos a los ojos y yo me perdía en la infinidad de su alma…

No entiendo como puedo sentirme así después de tantos siglos; pasión, deseo, la necesidad que viene implícita con el hambre, son sensaciones naturales para mi, nada extraño ni extraordinario; incluso el deseo sexual puro y duro, el satisfacer una necesidad física puntual, sin sentimientos mas allá de lo inmediato; usar mis artes para atraer a aquella que busca ser seducida, su cuerpo despidiendo el aroma que me habla y que me dice qué quiere; pasión desmedida en un rincón con una extraña de la que no se nada y que me olvidara -mejor así- en cuanto me alimente de ella. Después me siento sórdido, como si no tuviese nada en el mundo, excepto una vida vacía y carente de significado.

Tengo suerte de Hikari; el me sostiene y me ayuda a seguir adelante, su optimismo me anima a afrontar el mañana una noche tras otra, esperando un rayo de luz.

Y aquí estoy ahora, temblando como un flan, angustiado por amor como un adolescente quinceañero, con un flujo y reflujo de emociones y contraemociones localizadas casi siempre en mi estomago.

Lo peor es la desazón, el no saber que va a pasar; si utilizara mis artes con ella caería a mis pies sin dudarlo, seria mía todo el tiempo que quisiera, pero no es eso lo que ansío: quiero su amor, convertirla en mi igual y que viva a mi lado por decisión propia. Nada de subterfugios, de magia ni trucos; todo legal, limpio, puro, que sea su propio corazón el que decida amarme. No quiero volver a cometer el mismo error que cometí con Kat. Tome decisiones precipitadas sin pararme a pensar en las consecuencias; me deje llevar y el dolor que causé aun martillea mi conciencia.

Supongo que por eso tengo tanto miedo, miedo a no merecer ser amado, miedo a tener que expiar mis pecados en esta misma vida, pues no hay otra para mi. Miedo a que la soledad de mi alma sea una condena eterna y no tenga forma alguna de escapar a ese destino, porque ni siquiera la muerte puede venir en mi auxilio.

¿Podrá ella llegar a amarme a mi, y no al vampiro seductor en que me he visto obligado a convertirme para sobrevivir? ¿Seré capaz de ver mi alma y amarla?

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://poesiaybelleza.wordpress.com/2009/03/03/diario-de-kurayami-2/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. no se si a provocar el vomito fueron los diez carajillos de ron o el escrito de aqui arriba. los carajillos me han provocado una especie de tic nervioso que cuando hablo me hace parecer a un pirata lunatico. pero el vomito… eso es algo debido al exeso de azucar que brota de esta farsa llamada diario. me ha contado un gato que me hace visita en la terraza todas las mañanas que a continuacion del ultimo comentario deedee no pudo evitar beber el ultimo trago. hubiera podido engañar hellcat nuevecolas volviendose astemio para siempre, pero no pudo con el vicio. o a lo mejor estaba harto de su septima vida, que lo veia frustrado por el amor de una desconocida dama elegante y cazador de gatas yonki y cirrotico. seguro que se lo pasa bien en el infierno con rimbaud, saddam, el camaron, joeyramone, y dante que se pasea de vez en cuando.
    p.d. me sabes explicar por qué siempre dejo comentarios en este blog? sera que me siento atraido por la propaganda sexista que acompaña siempre estas banalidades?

  2. jamas me arrodillé, ni sobre una flor
    jamas ruborizé en el robar el amor
    porqué el viento me convenció que dios
    no habria ruborizado robando el mio.
    me trincaron un dia por las mujeres y el vino
    no tenian leyes para castigar un blasfemio
    no me mató la muerte sino dos guardias beatos
    me buscaron el alma a palos.
    porque dije que dios engañó el primer hombre
    lo obligó a viajar por una vida de tontos
    lo obligó a sueñar en un jardin encantado
    ignorando que en el mundo hay el bien y el mal.
    cuando vió que el hombre estirava los dedos
    para robarle el secreto de una manzana prohibida
    por miedo a que ya no tenia dueños
    lo castigó con la muerte e inventó las estaciones.
    y si fueron dos guardias a pararme la vida
    es aquí en la tierra la manzana prohibida
    y no dios sino alguien que lo ha inventado para nosotros
    nos obliga a sueñar en un jardin encantado.
    …me buscaron el alma a palos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: