La leyenda del mirto

myrtleEl mirto estaba consagrado a Afrodita por los pueblos helenos. La diosa de la belleza, el amor y la fecundidad, a quien los romanos llamaron Venus, tuvo el templo rodeado por un bosque de mirtos. El poeta Lucrecio la nombraba “diosa de la voluptuosidad de los hombres”. El mirto simboliza, pues, el amor, el nacimiento y la resurrección.

La leyenda dice que una mujer sin hijos rogaba a Dios que le concediera algo vivo que cuidar. “Aunque sea un mirto”, decía. Sus plegarias fueron escuchadas y dio a luz un mirto, que plantó y cuidó maternalmente. Un príncipe que iba de camino vio el mirto y quiso llevárselo a palacio, a lo que la mujer accedió después de hacerle prometer que lo cuidaría con esmero.

El príncipe puso el mirto en su dormitorio y una noche, despertado por unos pasos en la oscuridad, encontró a su lado una maravillosa muchacha de piel sedosa, a quién abrazó y amó hasta la llegada del alba, momento en el que ella desapareció misteriosamente.

Durante seis noches seguidas el príncipe recibió en la oscuridad la visita de la muchacha, para volver a perderla al amanecer. En la séptima noche, decidió atarse un bucle de la extraña visitante al brazo y así, al salir el sol, pudo contemplar a su amante. Ella le reveló que era el espíritu del mirto y que podía tomar figura humana cada vez que alguien hiciera sonar una campanilla junto a la planta.

Unas cortesanas descubrieron el mirto, hicieron sonar la campanilla y, celosas de la belleza de la muchacha, se abalanzaron sobre ella y la destrozaron. Un sirviente encontró los fragmentos del mirto, los reunió todos, los puso de nuevo en el tiesto y, milagrosamente, la planta resucitó. Enterado el príncipe de la maldad de las cortesanas, las mandó encerrar en una lóbrega mazmorra para el resto de sus días, y él pudo vivr tranquilo y feliz al lado de su mujer-mirto.

Anuncios
Published in: on 4 marzo 2009 at 5:11 PM  Comments (3)  
Tags: , , , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://poesiaybelleza.wordpress.com/2009/03/04/la-leyenda-del-mirto/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Le debemos a los árabes otro nombre precioso para el mirto: arrayán.
    Precisamente entraba hoy en tu blog para dejarte este libro: Árboles y Mitos. Una visión vegetal de la Mitología Clásica, de Elena Huerta Fernández.
    No se que tal estará. Lo he visto por internet en http://www.libreriaaurea.com.
    Por si te interesa.
    Besos.

    • Sugarglider, gracias por el link. No conocía esta librería y me ha gustado mucho lo que he encontrado. ¡Un vicio! ja ja ja.

      Hipogrifo, tu si que me das miedo, a veces 😉

  2. cuando te pones así de intellectual me das escalofrios. mi madre me contaba de niño que ruggero del orlando furioso del ludovico ariosto también fue transformado en mirto por una hechicera celosa de su esposa bradamante.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: