Diario de Akeru LXXXVIII

sensualTotalmente a su merced.

Fue excitante sentirme así, aunque fuese falso. Tener las manos atadas a la espalda es como no tenerlas y no había nada que pudiera hacer para evitar que Hikari hiciese conmigo lo que le viniese en gana. ¿A quien le gustaría estar en mi lugar? No seáis tímidas, a todas os gustaría y a alguno de vosotros también, lo se…

Pasó su brazo izquierdo por mi cintura para rodearme con él y acercar nuestros cuerpos; su mano derecha penetró dentro de mis bragas, las arranco y busco con ansiedad mi sexo. Arquee mi espalda y él me sostuvo con su fuerte brazo mientras su lengua jugueteaba con mis pezones.

Era estar en el cielo de nuevo.

Grite de placer cuando sus dedos penetraron en mi y despertaron mi kundalini. Quería abrazarlo, apretarlo contra mi, besarlo y acariciarlo, pero tenia las manos atadas y no podía.

Su lengua subió hasta mi cuello y mordió y yo volví a gritar. El placer fue tan intenso que casi dolió sentir mi sangre fluir de mi hacia Hikari, mi hermoso Hikari.

La vista se nubló y casi perdí el sentido porque tanto placer y tanta felicidad colapsaron mis sentidos. Mi espalda se doblo hacia atrás y unas fuertes manos que conocía como si fuesen las mías me sostuvieron. Kurayami estaba arrodillado detrás de mi y cuando Hikari termino de beber mi sangre, él me rodeo con sus brazos.

Los tres juntos, desnudos y amándonos como siempre había soñado.

Con mis manos atadas busque el pene de Kurayami y empecé a acariciarlo. Su boca cerca de mi oído, gimiendo de placer, me hizo saber que a pesar de las ligaduras no lo hacia del todo mal.

Hikari me levanto por las nalgas, lo justo para poder arrimarse mas a mi y penetrarme con su miembro mientras Kurayami acariciaba mis pechos con una avidez casi desmedida.

Y entonces se besaron. Sus bocas se unieron en un prolongado beso y yo me sentí terriblemente feliz al poder compartir el amor que ellos se profesaban sin ningún tipo de reserva desde hacia casi doscientos años…

Nunca, antes, había vivido un momento tan maravilloso y no creo que nunca vuelva a vivirlo.

Dormimos juntos en la misma cama, abrazados, yo en medio de los dos, no separándolos, sino uniéndolos mas, hasta que la noche le ganó la batalla al día y el sol, avergonzado, huyo para lamerse las heridas. Intentamos convencer a Hikari para que volviera con nosotros, pero solo le pudimos arrancar la promesa de que lo pensaría.

-¿Crees que volverá?- le pregunté a Kurayami.

-No lo se- me dijo-. Es difícil saber lo que piensa. Debajo de su mascara frívola hay un hombre decidido a responsabilizarse de todo, incluso de lo que no es responsabilidad suya. Cree que yo ya no le necesito, pero Kat sí, y se ha volcado en ella.

-Pero ella es diferente.

-Kat no necesita ser cuidada, sino vigilada y controlada para que no haga ninguna tontería.

-Tengo un mal presentimiento, amor mio- le dije mientras enterraba mi cara en su pecho desnudo aun-. Espero que no meta a Hikari en problemas.

-Yo también- me dijo rodeándome con sus brazos y apretándome contra él-. Yo también.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://poesiaybelleza.wordpress.com/2009/03/21/diario-de-akeru-lxxxviii/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. baya! si que has vuelto con ganas!

  2. negro. solo se ve un puntito de luz en un mundo de tinieblas. no hay que tener miedo, esta es la creacion en su pureza. noche, simplemente… y el puntito de luz.
    me voy acercando con curiosidad. es una tribu que danza en circulo al rededor de la hoguera. celebran la matanza de un animal muy gordo y se emborrachan con el olor a sangre que en este caso representa a la vida, no a la muerte.
    recobro el conocimiento justo de empezar a vomitar. hay olor a gasolina y se veen resplandores de llamas mezclados a luces azules intermitentes y un monton de gritos. tanta luz me ciega. en la ambulancia hay enfermeros y policias y fuera se estan decidiendo las suertes de nuestras vidas. de un subidon de adrenalina pego un brinco apartando todo lo que se me para delante y ya estoy de nuevo corriendo con los compañeros de barricada en barricada.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: