Diario de Kurayami 8

ante la puertaHa sido una semana dura para ambos. Akeru ha venido varias veces a buscarme y se me ha partido el corazón oírla llorar. A punto he estado de abrir y abrazarla, pero gracias a Dios he tenido suficiente fuerza de voluntad. Aun no comprendía realmente el daño que estuvo a punto de hacernos ni lo que me ha obligado a hacer -alterar los recuerdos de un humano no es fácil y hay riesgo para él de lesión a la larga-.

Que desapareciera durante mas de cuarenta y ocho horas de su casa me ha tenido preocupado. ¿Qué habrá estado haciendo y donde? Pero cuando volvió, me di cuenta que finalmente lo sabia y que no volverá a ocurrir.

A partir de ahora sera duro para ella. Con su muerte fingida se han roto todos los lazos con su pasado; ya no tiene nada, solo a Hikari y a mi. ¿Será suficiente?

Y por si las cosas no estaban bastante complicadas, hoy he hablado con Lugos. Ha venido a verme a media mañana -yo estaba dormido y ha aparecido de repente en mi dormitorio-. No traia buenas noticias. Parece ser que Kat está bastante desmadrada y puede cometer una locura en cualquier momento. Hace muchos siglos que ningun humano ha muerto por culpa de un vampiro y quiero que esto siga asi.

Iré a verla, aunque no se que haré esta vez. Siempre que está a punto de perder el control, la traigo a mi casa, le hago el amor, la colmo de mimos y caprichos, me hago el culpable. Parece que eso la calma y la mantiene a raya Pero esta vez no voy a seguir su juego, se acabó. Hay muchas culpas sobre mi conciencia -toda la gente que mate por orden de la Doncella y todos los que murieron hasta que aprendí a alimentarme correctamente, sin matar-, pero esta ya no. No voy a permitir que su dolor siga lacerandome el alma.

Aunque no se como puedo engañarme; le negaré mi amor, un amor que nunca ha tenido; le partiré el corazón otra vez; no la dejare volver; pero mi culpa seguirá estando ahí, mirándome con ojos vacíos junto a todas las demás culpas, señalándome con el dedo de la conciencia…

Solo al lado de Akeru siento alivio; solo con su sonrisa se me descomprime el corazon; solo bajo su mirada puedo sonreír; la amo tanto, tanto… que por ella seria capaz de cualquier cosa, hasta de vivir.

He de hablar con Ekaterina y dejarle las cosas claras. Se acerca la Reunión Anual y no voy a permitir que venga a estropearlo todo. Si es necesario, la amenazaré: nunca le ha gustado la posibilidad de acabar encerrada en una cueva sellada mágicamente por mi, a oscuras eternamente, sin poder salir a alimentarse, ajándose su piel poco a poco, momificándose hasta convertirse en un pellejo sin apenas vida, y sin embargo viva, esperando la gota de sangre que la reanimará, deseandola fervientemente pero sabiendo que nunca, nunca, llegará si yo no quiero…

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://poesiaybelleza.wordpress.com/2009/03/29/diario-de-kurayami-8/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: