Diario de Akeru XCV

que habrá detrás de la puerta..?Estuvo hablando por teléfono como una media hora, caminando por la habitación sin parar, de un lado a otro, como un animal salvaje encerrado en una jaula. Se había quitado la chaqueta y sus músculos resaltaban bajo la camisa blanca. Lo imagine vestido para la guerra, con una túnica corta, coraza, grebas, casco, escudo y lanza… Me puse cachonda, no pude evitarlo. La libido es algo tan frívolo como un vampiro y te ataca cuando menos te lo esperas. Si estas atado por el sentido común y los tabús impuestos desde la niñez, lo controlas y punto. Pero un vampiro carece de ambas cosas cuando se trata de sexo, asi que mientras aun estaba de espaldas a mi, me levanté de la cama y me quite el vestido para quedarme en ropa interior. Llevaba unos sujetadores y unas braguitas a juego, de encaje blanco, transparente; las medias también blancas, llevaban bordadas unas filigranas con hilo de plata. Me puse detrás de él y cuando por fin colgó el teléfono y se dio la vuelta, me vio. Tragó saliva antes de hablar; no se lo esperaba.

-No es necesario que me pagues por mi ayuda -me dijo-. Aprecio mucho a Hikari y quiero ayudar.

-Esto no es un pago a nada -le dije mirandolo fijamente a los ojos -. Simplemente lo deseo.

Acerque mis labios a los suyos y le besé. El tomo posesión de mis nalgas con sus manos mientras me devolvía el beso. Le desabroche la camisa, el mi sujetador; le bajé los pantalones, el mis braguitas de encaje; le baje los calzoncillos y él jugueteo con mis pezones, poniéndolos duros con su lengua. Después los pellizcó con sus dedos indice y pulgar y mi excitación aumentó. Me dio la vuelta y se quedo a mi espalda, su pene bien erecto entre mis nalgas; con sus manos recorría mi cuerpo delicadamente, acariciandome los pechos, vientre y pubis mientras su boca me besaba el pelo y el cuello.

-¿Te han atado alguna vez a la cama?- me preguntó en un susurro. ¿Que pasa? pensé. Todo el mundo quiere atarme… ¿Es que acaso llevo escrito en la cara que quiero ser dominada o algo por el estilo?

-No, nunca- contesté.

-¿Puedo hacerlo yo?- me propuso mientras jugueteaba con su lengua en mi oreja. Jamás he podido negarle nada a alguien que tiene su lengua en mi oreja.

-Sí, hazlo- le susurré.

Me llevó hasta la cama empujándome suavemente, saco unas esposas de no se donde -estos vampiros macho siempre andan sacando cosas de donde ho hay nada; ¿cuando aprenderé a hacerlo yo?- y me esposó a los barrotes de la cama.

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://poesiaybelleza.wordpress.com/2009/04/05/diario-de-akeru-xcv/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. bajon. otro dia te despiertas con los ojos morados y nisiquiera sabes que ha pasado. peor: que está pasando? cuanto tiempo llevas sin ser nada por nadie? no sabes cual es la origen del dolor, pero sabes que duele y que la unica medicina que conoces es veneno a la vez. tu vida se parece a una oja de papel abarquillada, tus manos ojas al viento. deberias tomar un poco. amen.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: