Canto XXI – Batalla junto al rio

troya51 Así que los troyanos llegaron al vado del vortiginoso Jan­to, río de hermosa corriente a quien el inmortal Zeus engen­dró, Aquiles los dividió en dos grupos. A los del primero echólos el héroe por la llanura hacia la ciudad, por donde los aqueos huían espantados el día anterior, cuando el es­clarecido Héctor se mostraba furioso; por allí se derramaron entonces los troyanos en su fuga, y Hera, para detenerlos, los envolvió en una densa niebla. Los otros rodaron al caudalo­so río de argénteos vórtices, y cayeron en él con gran estré­pito: resonaba la corriente, retumbaban ambas orillas y los troyanos nadaban acá y acullá, gritando, mientras eran arras­trados en torno de los remolinos. Como las langostas acosa­das por la violencia de un fuego que estalla de repente vuelan hacia el río y se echan medrosas en el agua, de la misma ma­nera la corriente sonora del Janto de profundos vórtices se llenó, por la persecución de Aquiles, de hombres y caballos que en el mismo caían confundidos.

17 Aquiles, vástago de Zeus, dejó su lanza arrimada a un tamariz de la orilla, saltó al río, cual si fuese una deidad, con sólo la espada y meditando en su corazón acciones crueles, y comenzó a herir a diestro y a siniestro: al punto levantóse un horrible clamoreo de los que recibían los golpes, y el agua bermejeó con la sangre. Como los peces huyen del ingente delfín, y, temerosos, llenan los senos del hondo puerto, por­que aquél devora a cuantos coge, de la misma manera los troyanos iban por la impetuosa corriente del río y se refu­giaban, temblando, debajo de las rocas. Cuando Aquiles tuvo las manos cansadas de matar, cogió vivos, dentro del río, a doce mancebos para inmolarlos más tarde en expiación de la muerte de Patroclo Menecíada. Sacólos atónitos como cer­vatos, les ató las manos por detrás con las correas bien cor­tadas que llevaban en las flexibles túnicas y encargó a los amigos que los condujeran a las cóncavas naves. Y el héroe acometió de nuevo a los troyanos, para hacer en ellos gran destrozo.

34 Allí se encontró Aquiles con Licaón, hijo de Príamo Dar­dánida; el cual, huyendo, iba a salir del río. Ya anteriormen­te le había hecho prisionero encaminándose de noche a un campo de Príamo: Licaón cortaba con el agudo bronce los ra­mos nuevos de un cabrahígo para hacer los barandales de un carro, cuando el divinal Aquiles, presentándose cual impre­vista calamidad, se to llevó mal de su grado. Transportóle lue­go en una nave a la bien construida Lemnos, y a11í to puso en venta: el hijo de Jasón pagó el precio. Después Eetión de Imbros, que era huésped del troyano, dio por él un cuantio­so rescate y enviólo a la divina Arisbe. Escapóse Licaón, y, volviendo a la casa paterna, estuvo celebrando con sus ami­gos durance once días su regreso de Lemnos; mas, al duodé­cimo, un dios le hizo caer nuevamente en manos de Aquiles, que debía mandarle al Hades, sin que Licaón to deseara. Como el divino Aquiles, el de los pies ligeros, le viera iner­me ‑sin casco, escudo ni lanza, porque todo to había tirado al suelo‑ y que salía del río con el cuerpo abatido por el su­dor y las rodillas vencidas por el cansancio, sorprendióse, y a su magnánimo espíritu así le habló:

54 ‑¡Oh dioses! Grande es el prodigio que a mi vista se ofrece. Ya es posible que los troyanos a quienes maté re­suciten de las sombrías tinieblas; cuando éste, librándose del día cruel, ha vuelto de la divina Lemnos, donde fue vendi­do, y las olas del espumoso mar que a tantos detienen no han impedido su regreso. Mas, ea, haré que pruebe la pun­ta de mi lanza para ver y averiguar si volverá nuevamente o se quedará en el seno de la fértil tierra que hasta a los fuertes retiene.

64 Pensando en tales cosas, Aquiles continuaba inmóvil. Li­caón, asustado, se le acercó a tocarle las rodillas; pues en su ánimo sentía vivo deseo de lfbrarse de la triste muerte y de la negra Parca. El divino Aquiles levantó en seguida la enor­me lanza con intención de herirlo, pero Licaón se encogió y corriendo le abrazó las rodillas; y aquélla, pasándole por cima del dorso, se clavó en el suelo, codiciosa de cebarse en el cuerpo de un hombre. En tanto Licaón suplicaba a Aquiles; y, abrazando con una mano sus rodillas y sujetándole con la otra la aguda lanza, sin que la soltara, estas aladas palabras le decía:

74 ‑Te lo ruego abrazado a tus rodillas, Aquiles: respéta­me y apiádate de mí. Has de tenerme, oh alumno de Zeus, por un suplicante digno de consideración; pues comí en to tienda el fruto de Deméter el día en que me hiciste prisione­ro en el campo bien cultivado, y, llevándome lejos de mi pa­dre y de mis amigos, me vendiste en Lemnos: cien bueyes te valió mi persona. Ahora te daría el triple por rescatarme. Doce días ha que, habiendo padecido mucho, volví a Ilio; y otra vez el hado funesto me pone en tus manos. Debo de ser odio­so al padre Zeus, cuando nuevamente me entrega a ti. Para darme una vida corta, me parió Laótoe, hija del anciano Al­tes, que reina sobre los belicosos léleges y posee la excelsa Pédaso junto al Satnioente. A la hija de aquél la tuvo Príamo por esposa con otras muchas; de la misma nacimos dos va­rones y a entrambos nos habrás dado muerte. Ya hiciste su­cumbir entre los infantes delanteros al deiforme Polidoro, hiriéndole con la aguda pica; y ahora la desgracia llegó para mí, pues no espero escapar de tus manos después que un dios me ha echado en ellas. Otra cosa to diré que fijarás en la me­moria: No me mates; pues no soy del mismo vientre que Héc­tor, el que dio muerte a to dulce y esforzado amigo.

97 Con tales palabras el preclaro hijo de Príamo suplicaba a Aquiles, pero fue amarga la respuesta que escuchó:

99 ‑¡Insensato! No me hables del rescate, ni to mencio­nes siquiera. Antes que a Patroclo le llegara el día fatal, me era grato abstenerme de matar a los troyanos y fueron muchos los que cogí vivos y vendí luego; mas ahora ninguno escapará de la muerte, si un dios lo pone en mis manos de­lante de Ilio y especialmente si es hijo de Príamo. Por Can­to, amigo, muere tú también. ¿Por qué te lamentas de este modo? Murió Patroclo, que tanto te aventajaba. ¿No ves cuán gallardo y alto de cuerpo soy yo, a quien engendró un pa­dre ilustre y dio a luz una diosa? Pues también me aguardan la muerte y la Parca cruel. Vendrá una mañana, una tarde o un mediodía en que alguien me quitará la vida en el com­bate, hiriéndome con la lanza o con una flecha despedida por el arco.

114 Así dijo. Desfallecieron las rodillas y el corazón del tro­yano que, soltando la lanza, se sentó y tendió ambos brazos. Aquiles puso mano a la tajante espada a hirió a Licaón en la clavícula, junto al cuello: metióle dentro toda la hoja de dos filos, el troyano dio de ojos por el suelo y su sangre fluía y mojaba la tierra. El héroe cogió el cadáver por el pie, arrojó­lo al río para que la corriente se to llevara, y profirió con jac­tancia estas aladas palabras:

122 -Yaz ahí entre los peces que tranquilos te lamerán la sangre de la herida. No te colocará tu madre en un lecho para llorarte, sino que serás llevado por el voraginoso Escamandro al vasto seno del mar. Y algún pez, saliendo de las olas a la negruzca y encrespada superficie, comerá la blanca grasa de Licaón. Así perezcáis los demás troyanos hasta que lleguemos a la sacra ciudad de Ilio, vosotros huyendo y yo detrás ha­ciendo gran riza. No os salvará ni siquiera el río de hermosa corriente y argénteos remolinos, a quien desde antiguo sacri­ficáis muchos toros y en cuyós vórtices echáis vivos los solí­pedos caballos. Así y todo, pereceréis miserablemente unos en pos de otros, hasta que hayáis expiado la muerte de Pa­trocio y el estrago y la matanza que hicisteis en los aqueos junto a las naves, mientras estuve alejado de la lucha.

136 Así habló, y el río, con el corazón irritado, revolvía en su mente cómo haría cesar al divinal Aquiles de combatir y libraría de la muerte a los troyanos. En tanto, el hijo de Pe­leo dirigió su ingente lanza a Asteropeo, hijo de Pelegón, con ánimo de matarlo. A Pelegón le habían engendrado el Axio, de ancha corriente, y Peribea, la hija mayor de Acesámeno; que con ésta se unió aquel río de profundos re­molinos. Encaminóse, pues, Aquiles hacia Asteropeo, el cual salió a su encuentro llevando dos lanzas; y el Janto, irrita­do por la muerte de los jóvenes a quienes Aquiles había he­cho perecer sin compasión en la misma corriente, infundió valor en el pecho del troya‑no. Cuando ambos guerreros se hallaron frente a frente, el divino Aquiles, el de los pies li­geros, fue el primero en hablar, y dijo:

150 ‑¿Quién eres tú y de dónde, que osas salirme al en­cuentro? Infelices de aquéllos cuyos hijos se oponen a mi furor.

152 Respondióle el preclaro hijo de Pelegón:

153 ‑¡Magnánimo Pelida! ¿Por qué sobre el abolengo me interrogas? Soy de la fértil Peonia, que está lejos; vine man­dando a los peonios, que combaten con largas picas, y hace once días que llegué a Ilio. Mi linaje trae su origen del Axio de ancha corriente, del Axio que esparce su hermosísimo rau­dal sobre la tierra: Axio engendró a Pelegón, famoso por su lanza, y de éste dicen que he nacido. Pero peleemos ya, es­clarecido Aquiles.

161 Así habló, en son de amenaza. El divino Aquiles levantó el fresno del Pelión, y el héroe Asteropeo, que era ambidex­tro, tiróle a un tiempo las dos lanzas: la una dio en el escu­do, pero no to atravesó porque la lámina de oro que el dios puso en el mismo la detuvo; la otra rasguñó el brazo dere­cho del héroe, junto al codo, del cual brotó negra sangre; mas el arma pasó por encimá y se clavó en el suelo, codiciosa de la carne. Aquiles arrojó entonces la lanza, de recto vuelo, a Asteropeo con intención de matarlo, y erró el tiro: la lanza de fresno cayó en la elevada orilla y se hundió hasta la mi­tad del palo. El Pelida, desnudando la aguda espada que lle­vaba junto al muslo, arremetió enardecido a Asteropeo, quien con la mano robusta intentaba arrancar del escarpado borde la lanza de Aquiles: tres veces la meneó para arrancarla, y otras tantas careció de fuerza. Y cuando, a la cuarta vez, qui­so doblar y romper la lanza de fresno del Eácida, acercósele Aquiles y con la espada le quitó la vida: hirióle en el vientre, junto al ombligo; derramáronse en el suelo todos los intesti­nos, y las tinieblas cubrieron los ojos del troyano, que cayó anhelante. Aquiles se abalanzó a su pecho, le quitó la arma­dura; y, blasonando del triunfo, dijo estas palabras:

184 ‑Yaz ahí. Difícil era que tú, aunque engendrado por un río, pudieses disputar la victoria a los hijos del prepoten­te Cronión. Dijiste que to linaje procede de un río de ancha corriente; mas yo me jacto de pertenecer al del gran Zeus. Engendróme un varón que reina sobre muchos mirmidones, Peleo, hijo de Éaco; y este último era hijo de Zeus. Y como Zeus es más poderoso que los nos, que corren al mar, así tam­bién los descendientes de Zeus son más fuertes que los de los ríos. A tu lado tienes uno grande, si es que puede auxi­harte. Mas no es posible combatir con Zeus Cronión. A éste no le igualan ni el fuerte Aqueloo, ni el grande y poderoso Océano de profunda corriente del que nacen todos los ríos, todo el mar y todas las fuentes y grandes pozos; pues tam­bién el Océano teme el rayo del gran Zeus y el espantoso trueno, cuando retumba desde el cielo.

200 Dijo; arrancó del escarpado borde la broncínea lanza y abandonó a Asteropeo a11í, tendido en la arena, tan pron­to como le hubo quitado la vida: el agua turbia bañaba el cadáver, y anguilas y peces acudieron a comer la grasa que cubría los riñones. Aquiles se fue para los peonios que pe­leaban en carros; los cuales huían por las márgenes del vo­raginoso río, desde que vieron que el más fuerte caía en el duro combate, vencido por las manos y la espada del Peli­da. Éste mató entonces a Tersíloco, Midón, Astípilo, Mneso, Trasio, Enio y Ofelestes. Y a más peonios diera muerte el ve­loz Aquiles, si el río de profundos remolinos, irritado y trans­figurado en hombre, no le hubiese dicho desde uno de los profundos vórtices:

214 ‑¡Oh Aquiles! Superas a los demás hombres tanto en el valor como en la comisión de acciones nefandas; porque los propios dioses te prestan constantemente su auxilio. Si el hijo de Crono te ha concedido que destruyas a todos los tro­yanos, apártalos de mí y ejecuta en el llano tus proezas. Mi hermosa corriente está llena de cadáveres que obstruyen el cauce y no me dejan verter el agua en la mar divina; y tú si­gues matando de un modo atroz. Pero, ea, cesa ya; pues me tienes asombrado, oh príncipe de hombres.

222 Respondióle Aquiles, el de los pies ligeros:

223 ‑Se hará, oh Escamandro, alumno de Zeus, como tú lo ordenas; pero no me abstendré de matar a los altivos tro­yanos hasta que los encierre en la ciudad y, peleando con Héctor, él me mate a mí o yo acabe con él.

227 Esto dicho, arremetió a los troyanos, cual si fuese un dios. Y entonces el río de profundos remolinos dirigióse a Apolo:

229 ‑¡Oh dioses! Tú, el del arco de plata, hijo de Zeus, no cumples las órdenes del Cronión, el cual to encargó muy mu­cho que socorrieras a los troyanos y les prestaras to auxilio hasta que, llegada la tarde, se pusiera el sol y quedara a obs­curas el fértil campo.

233 Dijo. Aquiles, famoso por su lanza, saltó desde la es­carpada orilla al centro del río. Pero éste le atacó enfurecido: hinchó sus aguas, revolvió la corriente, y, arrastrando muchos cadáveres de hombres muertos por Aquiles, que había en el cauce, arrojólos a la orilla mugiendo como un toro, y en Can­to salvaba a los vivos dentro de la hermosa corriente, ocul­tándolos en los profundos y anchos remolinos. Las revueltas olas rodeaban a Aquiles, la corriente caía sobre su escudo y le empujaba, y el héroe ya no se podía tener en pie. Asióse entonces con ambas manos a un olmo corpulento y frondo­so; pero éste, arrancado de raíz, rompió el borde escarpado, oprimió la hermosa corriente con sus muchas ramas, cayó en­tero al río y se convirtió en un puente. Aquiles, amedrenta­do, dio un salto, salió del abismo y voló con pie ligero por la llanura. Mas no por esto el gran dios desistió de perseguirlo, sino que lanzó tras él olas de sombría cima con el propósito de hacer cesar al divino Aquiles de combatir y librar de la muerte a los troyanos. El Pelida salvó cerca de un tiro de lan­za, dando un brinco con la impetuosidad de la rapaz águila negra, que es la más forzuda y veloz de las aves; parecido a ella, el héroe coma y el bronce resonaba horriblemente so­bre su pecho. Aquiles procuraba huir, desviándose a un lado; pero la corriente se iba tras él y le perseguía con gran ruido. Como el fontanero conduce el agua desde el profundo ma­nantial por entre las plantas de un huerto y con un azadón en la mano quita de la reguera los estorbos; y la corriente sigue su curso, y mueve las piedrecitas, pero al llegar a un de­clive murmura, acelera la marcha y pasa delante del que la guía; de igual modo, la corriente del río alcanzaba continua­mente a Aquiles, porque los dioses son más poderosos que los hombres. Cuantas veces el divino Aquiles, el de los pies ligeros, intentaba esperarla, para ver si le perseguían todos los inmortales que tienen su morada en el espacioso cielo, otras tantas, las grandes olas del río, que las celestiales lluvias alimentan, le azotaban los hombros. El héroe, afiigido en su corazón, saltaba; pero el río, siguiéndole con la rápida y tor­tuosa corriente, le cansaba las rodillas y le robaba el suelo a11í donde ponía los pies. Y el Pelida, levantando los ojos al vas­to cielo, gimió y dijo:

273 ‑¡Zeus padre! ¿Cómo no viene ningún dios a salvarme a mí, miserando, de la persecución del río, y luego sufriré cuanto sea preciso? Ninguna de las deidades del cielo tiene tanta culpa como mi madre, que me halagó con falsas pre­dicciones: dijo que me matarían al pie del muro de los tro­yanos, armados de coraza, las veloces flechas de Apolo. ¡Ojalá me hubiese muerto Héctor, que es aquí el más bravo! En­tonces un valiente hubiera muerto y despojado a otro valiente. Mas ahora quiere el destino que yo perezca de miserable muerte, cercado por un gran río; como el niño pórquerizo a quien arrastran las aguas invernales del torrente que intenta­ba atravesar.

284 Así se expresó. En seguida Posidón y Atenea, con fi­gura humana, se le acercaron y le asieron de las manos mien­tras le animaban con palabras. Posidón, que sacude la tierra, fue el primero en hablar y dijo:

288 ‑¡Pelida! No tiembles, ni te asustes. ¡Tal socorro vamos a darte, con la venia de Zeus, nosotros los dioses, yo y Palas Atenea! Porque no dispone el hado que seas muerto por el río, y éste dejará pronto de perseguirte, como verás tú mis­mo. Te daremos un prudente consejo, por si quieres obede­cer: no descanse to brazo en la batalla funesta hasta haber encerrado dentro de los ínclitos muros de Ilio a cuantos tro­yanos logren escapar. Y cuando hayas privado de la vida a Héctor, vuelve a las naves; que nosotros to concederemos que alcánces gloria.

298 Dichas estas palabras, ambas deidades fueron a reunirse con los demás inmortales. Aquiles, impelido por el mandato de los dioses, enderezó sus pasos a la llanura inundada por el agua del río, en la cual flotaban cadáveres y hermosas ar­mas de jóvenes muertos en la pelea. El héroe caminabá de­rechamente, saltando por el agua, sin que el anchuroso río lograse detenerlo; pues Atenea le había dado muchos bríos. Pero el Escamandro no cedía en su furor; sino que, irritán­dose aún más contra el Pelión, hinchaba y levantaba a to alto sus olas, y a gritos llamaba al Simoente:

308 ‑¡Hermano querido! Juntémonos para contener la fuerza de ese hombre, que pronto tomará la gran ciudad del rey Príamo, pues los troyanos no le resistirán en la batalla. Ven al momento en mi auxilio: aumenta to caudal con el agua de las fuentes, concita a todos los arroyos, levanta grandes olas y arrastra con estrépito troncos y piedras, para que ano­nademos a ese feroz guerrero que ahora triunfa y piensa en hazañas propias de los dioses. Creo que no le valdrán ni su fuerza, ni su hermosura, ni sus magníficas armas, que han de quedar en el fondo de este lago cubiertas de cieno. A él to envolveré en abundante arena, derramando en torno suyo mucho cascajo; y ni siquiera sus huesos podrán ser recogi­dos por los aqueos: tanto limo amontonaré encima. Y tendrá su túmulo aquí mismo, y no necesitará que los aqueos se to erijan cuando le hagan las exequias.

324 Dijo; y, revuelto, arremetió contra Aquiles, alzándose furioso y mugiendo con la espuma, la sangre y los cadáve­res. Las purpúreas ondas del río, que las celestiales lluvias ali­mentan, se mantenían levantadas y arrastraban al Pelida. Pero Hera, temiendo que el gran río derribara a Aquiles, gritó, y dijo en seguida a Hefesto, su hijo amado:

331 ‑¡Levántate, estevado, hijo querido; pues creemos que el Janto voraginoso es tu igual en el combate! Socorre pron­to a Aquiles, haciendo aparecer inmensa llama. Voy a susci­tar con el Céfiro y el veloz Noto una gran borrasca, para que viniendo del mar extienda el destructor incendio y se que­men las cabezas y las armas de los troyanos. Tú abrasa los árboles de las orillas del Janto, métele en el fuego, y no to dejes persuadir ni con palabras dulces ni con amenazas. No cese tu furia hasta que yo te lo diga gritando; y entonces apa­ga el fuego infatigable.

342 Así dijo; y Hefesto, arrojando una abrasadora llama, incendió primeramente la llanura y quemó muchos cadá­veres de guerreros a quienes había muerto Aquiles; secóse el campo, y el agua cristalina dejó de correr. Como el Bó­reas seca en el otoño un campo recién inundado y se ale­gra el que to cultiva, de la misma suerte, el fuego secó la llanura entera y quemó los cadáveres. Luego Hefesto diri­gió al río la resplandeciente llama y ardieron, así los olmos, los sauces y los tamariscos, como el loto, el junco y la jun­cia que en abundancia habían crecido junto a la hermosa corriente. Anguilas y peces padecían y saltaban acá y allá, en los remolinos o en la corriente, oprimidos por el soplo del ingenioso Hefesto. Y el río, quemándose también, así ha­biaba:

357 ‑¡Hefesto! Ninguno de los dioses te iguala y no quie­ro luchar contigo ni con tu llama ardiente. Cesa de perse­guirme y en seguida el divino Aquiles arroje de la ciudad a los troyanos. ¿Qué interés tengo en la contienda ni en auxi­liar a nadie?

361 Así habló, abrasado por el fuego; y la hermosa corriente hervía. Como en una caldera puesta sobre un gran fuego, la grasa de un puerco cebado se funde, hierve y rebosa por to­das partes, mientras la leña seca arde debajo; así la hermo­sa corriente se quemaba con el fuego y el agua hervía, y, no pudiendo it hacia adelante, paraba su curso oprimida por el vapor que con su arte produjera el ingenioso Hefesto. Y el río, dirigiendo muchas súplicas a Hera, estas aladas palabras le decía:

369 ‑¡Hera! ¿Por qué tu hijo maltrata mi corriente, atacán­dome a mí solo entre los dioses? No debo de ser para ti tan culpable como todos los demás que favorecen a los troya­nos. Yo desistiré de ayudarlos, si tú lo mandas; pero que éste cese también. Y juraré no librar a los troyanos del día fatal, aunque Troya entera llegue a ser pasto de las voraces llamas por haberla incendiado los belicosos aqueos.

377 Cuando Hera, la diosa de los níveos brazos, oyó estas palabras, dijo en seguida a Hefesto, su hijo amado:

379 ‑¡Hefesto hijo ilustre! Cesa ya, pues no conviene que, a causa de los mortales, a un dios inmortal atormen­temos.

381 Así dijo. Hefesto apagó la abrasadora llama, y las olas retrocedieron a la hermosa corriente.

383 Y tan pronto como el ánimo del Janto fue abatido, ellos cesaron de luchar porque Hera, aunque irritada, los contu­vo; pero una reñida y espantosa pelea se suscitó entonces en­tre los demás dioses: divididos en dos bandos, vinieron a las manos con fuerte estrépito; bramó la vasta tierra, y el gran cielo resonó como una trompeta. Oyólo Zeus, sentado en el Olimpo, y con el corazón alegre reía al ver que los dioses iban a embestirse. Y ya no estuvieron separados largo tiem­po; pues el primero Ares, que horada los escudos, acome­tiendo a Atenea con la broncínea lanza, estas injuriosas palabras le decía:

394 ‑¿Por qué nuevamente, oh mosca de perro, promue­ves la contienda entre los dioses con insaciable audacia? ¿Qué poderoso afecto to mueve? ¿Acaso no te acuerdas de cuando incitabas a Diomedes Tidida a que me hiriese, y cogiendo tú misma la reluciente pica la enderezaste contra mí y me des­garraste el hermoso cutis? Pues me figuro que ahora pagarás cuanto me hiciste.

400 Apenas acabó de hablar, dio un bote en el escudo flo­queado, horrendo, que ni el rayo de Zeus rompería, allí acer­tó a dar Ares, manchado de homicidios, con la ingente lanza. Pero la diosa, volviéndose, aferró con su robusta mano una gran piedra negra y erizada de puntas que estaba en la lla­nura y había sido puesta por los antiguos como linde de un campo; e, hiriendo con ella al furibundo Ares en el cuello, dejóle sin vigor los miembros. Vino a tierra el dios y ocupó siete yeguadas, el polvo manchó su cabellera y las armas re­sonaron. Rióse Palas Atenea; y, gloriándose de la victoria, pro­firió estas aladas palabras:

410‑¡Necio! Aún no has comprendido que me jacto de ser mucho más fuerte, puesto que osas oponer tu furor al mío. Así padecerás, cumpliéndose las imprecaciones de tu airada madre que maquina males contra ti porque abandonaste a los aqueos y favoreces a los orgullosos troyanos.

415 Cuando esto hubo dicho, volvió a otra parte los ojos refulgentes. Afrodita, hija de Zeus, asió por la mano a Ares y le acompañaba, mientras el dios daba muchos suspiros y apenas podía recobrar el aliento. Pero la vio Hera, la diosa de los níveos brazos, y al punto dijo a Atenea estas aladas palabras:

420 ‑¡Oh dioses! ¡Hija de Zeus, que lleva la égida! ¡Indó­mita! Aquella mosca de perro vuelve a sacar del dañoso com­bate, por entre el tumulto, a Ares, funesto a los mortales. ¡Anda tras ella!

423 De tal modo habló. Alegrósele el alma a Atenea, que corrió hacia Afrodita, y alzando la robusta mano descargóle un golpe sobre el pecho. Desfallecieron las rodillas y el co­razón de la diosa, y ella y Ares quedaron tendidos en la fér­til tierra. Y Atenea, vanagloriándose, pronunció estas aladas palabras:

428 ‑¡Ojalá fuesen tales cuantos auxilian a los troyanos en las batallas contra los argivos, armados de coraza; así, tan au­daces y atrevidos como Afrodita que vino a socorrer a Ares desafiando mi furor; y tiempo ha que habríamos puesto fin a la guerra con la toma de la bien construida ciudad de Ilio!

434 Así se expresó. Sonrióse Hera, la diosa de los níveos brazos. Y el soberano Posidón, que sacude la tierra, dijo en­tonces a Apolo:

436 ‑¡Febo! ¿Por qué nosotros no luchamos también? No conviene abstenerse, una vez que los demás han dado prin­cipio a la pelea. Vergonzoso fuera que volviésemos al Olim­po, a la morada de Zeus erigida sobre bronce, sin haber combatido. Empieza tú, pues eres el menor en edad y no pa­recería decoroso que comenzara yo que nací primero y ten­go más experiencia. ¡Oh necio, y cuán irreflexivo es to corazón! Ya no te acuerdas de los muchos males que en tor­no de Ilio padecimos los dos, solos entre los dioses, cuando enviados por Zeus trabajamos un año entero para el sober­bio Laomedonte; el cual, con la promesa de darnos el sala­rio convenido, nos mandaba como señor. Yo cerqué la ciudad de los troyanos con un muro ancho y hermosísimo, para ha­cerla inexpugnable; y tú, Febo, pastoreabas los flexípedes bueyes de curvas astas en los bosques y selvas del Ida, en valles abundoso. Mas cuando las alegres horas trajeron el tér­mino del ajuste, el soberbio Laomedonte se negó a pagarnos el salario y nos despidió con amenzas. A ti te amenazó con venderte, atado de pies y manos, en lejanas islas; aseguraba además que con el bronce nos cortaría a entrambos las ore­jas; y nosotros nos fuimos pesarosos y con el ánimo irritado porque no nos dio la paga que había prometido. ¡Y todavía se lo agradeces, favoreciendo a su pueblo, en vez de procu­rar con nosotros que todos los troyanos perezcan de mala muerte con sus hijos y castas esposas!

461 Contestó el soberano Apolo, que hiere de lejos:

462 ‑¡Batidor de la tierra! No me tendrías por sensato si combatiera contigo por los míseros mortales que, semejan­tes a las hojas, ya se hallan florecientes y vigorosos comiendo los frutos de la tierra, ya se quedan exánimes y mueren. Pero abstengámonos en seguida de combatir y peleen ellos en­tre sí.

468 Así diciendo, le volvió la espalda; pues por respeto no quería llegar a las manos con su tío paterno. Y su hermana, la campestre Ártemis, que de las fieras es señora, lo increpó duramente con injuriosas voces:

472 ‑¿Huyes ya, tú que hieres de lejos, y das la victoria a Posidón, concediéndole inmerecida gloria? ¡Necio! ¿Por qué llevas ese arco inútil? No oiga yo que te jactes en el palacio de mi padre, como hasta aquí to hiciste ante los inmortales dioses, de luchar cuerpo a cuerpo con Posidón.

478 Así dijo, y Apolo, que hiere de lejos, nada respondió. Pero la venerable esposa de Zeus, irritada, increpó con inju­riosas voces a la que se complace en tirar flechas:

481 ‑¿Cómo es que pretendes, perra atrevida, oponerte a mí? Difícil to será resistir mi fortaleza, aunque lleves arco y Zeus to haya hecho leona entre las mujeres y te permita ma­tar, a la que te plazca. Mejor es cazar en el monte fieras agres­tes o ciervos, que luchar denodadamente con quienes son más poderosos. Y, si quieres probar el combate, empieza, para que sepas bien cuánto más fuerte soy que tú; ya que contra mí quieres emplear tus fuerzas.

489 Dijo; asióla con la mano izquierda por ambas muñecas, quitóle de los hombros, con la derecha, el arco y el carcaj, y riendo se puso a golpear con éstos las orejas de Ártemis, que volvía la cabeza, ora a un lado, ora a otro, mientras las velo­ces flechas se esparcían por el suelo. Ártemis huyó llorando, como la paloma que perseguida por el gavilán vuela a refu­giarse en el hueco de excavada roca, porque no había dis­puesto el hado que aquél la cogiese. De igual manera huyó la diosa, vertiendo lágrimas y dejando allí arco y aljaba. Y el mensajero Argicida dijo a Leto:

498 ‑¡Leto! Yo no pelearé contigo, porque es arriesgado luchar con las esposas de Zeus, que amontona las nubes. Jác­tate muy satisfecha, delante de los inmortales dioses, de que me venciste con to poderosa fuerza.

502 Así dijo. Leto recogió el corvo arco y las saetas que ha­bían caído acá y acullá, en medio de un torbellino de polvo; y se fue en pos de su hija. Llegó ésta al Olimpo, a la mora­da de Zeus erigida sobre bronce; sentóse llorando en las ro­dillas de su padre, y el divino velo temblaba alrededor de su cuerpo. El padre Cronida cogióla en el regazo; y, sonriendo dulcemente, le preguntó:

509‑¿Cuál de los celestes dioses, hija querida, de tal modo te ha maltratado, como si en su presencia hubieses cometi­do alguna falta?

511 Respondióle Ártemis, que se recrea con el bullicio de la caza y lleva hermosa diadema:

512 -Tu esposa Hera, la de los níveos brazos, me ha mal­tratado, padre; por ella la discordia y la contienda han surgi­do entre los inmortales.

514 Así éstos conversaban. En tanto, Febo Apolo entró en la sagrada Ilio, temiendo por el muro de la bien edificada ciu­dad: no fuera que en aquella ocasión lo destruyesen los dá­naos, contra lo ordenado por el destino. Los demás dioses sempiternos volvieron al Olimpo, irritados unos y envaneci­dos otros por el triunfo; y se sentaron junto a Zeus, el de las sombrías nubes. Aquiles, persiguiendo a los troyanos, mata­ba hombres y solípedos caballos. De la suerte que cuando una ciudad es presa de las llamas y llega el humo al anchu­roso cielo, porque los dioses se irritaron contra ella, todos los habitantes trabajan y muchos padecen grandes males, de igual modo Aquiles causaba a los troyanos fatigas y daños.

526 El anciano Príamo estaba en la sagrada torre; y, como viera al ingente Aquiles, y a los troyanos puestos en confu­sión, huyendo espantados y sin fuerzas para resistirle, empezó a gemir y bajó de aquélla para exhortar a los ínclitos varones que custodiaban las puertas de la muralla:

531 Abrid las puertas y sujetadlas con la mano hasta que lleguen a la ciudad los guerreros que huyen espantados. Aqui­les es quien los estrecha y pone en desorden, y temo que han de ocurrir desgracias. Mas, tan pronto como aquéllos respi­ren, refugiados dentro del muro, entornad las hojas fuerte­mente unidas; pues estoy con miedo de que ese hombre funesto entre por el muro.

537 Así dijo. Abrieron las puertas, quitando los cerrojos, y a esto se debió la salvación de las tropas. Apolo saltó fuera del muro para librar de la ruina a los troyanos. Éstos, acosa­dos por la sed y llenos de polvo, huían por el campo en de­rechura a la ciudad y su alta muralla. Y Aquiles los perseguía impetuosamente con la lanza, teniendo el corazón poseído de violenta rabia y deseando alcanzar gloria.

544 Entonces los aqueos hubieran tomado a Troya, la de al­tas puertas, si Febo Apolo no hubiese incitado al divino Age­nor, hijo ilustre y valiente de Anténor, a esperar a Aquiles. El dios infundióle audacia en el corazón, y, para apartar de él a las crueles Parcas, se quedó a su lado, recostado en una en­cina y cubierto de espesa niebla. Cuando Agenor vio llegar a Aquiles, asolador de ciudades, se detuvo, y en su agitado co­razón vacilaba sobre el partido que debería tomar. Y gimien­do, a su magnánimo espíritu le decía:

553 ‑¡Ay de mí! Si huyo del valiente Aquiles por donde los demás corren espantados y en desorden, me cogerá también y me matará sin que me pueda defender. Si dejando que és­tos sean derrotados por el Pelida Aquiles, me fuese por la lla­nura troyana, lejos del muro, hasta llegar a los bosques del Ida, y me escondiera en los matorrales, podría volver a Ilio por la tarde, después de tomar un baño en el río para refres­carme y quitarme el sudor. Mas ¿por qué en tales cosas me hace pensar el corazón? No sea que aquél advierta que me alejo de la ciudad por la llanura, y persiguiéndome con lige­ra planta me dé alcance; y ya no podré evitar la muerte y las Parcas, porque Aquiles es el más fuerte de todos los hombres. Y si delante de la ciudad le salgo al encuentro… Vulnerable es su cuerpo por el agudo bronce, hay en él una sola alma y dicen los hombres que el héroe es mortal; pero Zeus Croni­da le da gloria.

571 Esto, pues, se decía; y, encogiéndose, aguardó a Aqui­les, porque su corazón esforzado estaba impaciente por lu­char y combatir. Como la pantera, cuando oye el ladrido de los perros, sale de la poblada selva y va al encuentro del ca­zador, sin que arrebaten su ánimo ni el miedo ni el espanto, y si aquél se le adelanta y la hiere desde cerca o desde lejos, no deja de luchar, aunque esté atravesada por la jabalina, has­ta venir con él a las manos o sucumbir, de la misma suerte, el divino Agenor, hijo del preclaro Anténor, no quería huir antes de entrar en combate con Aquiles. Y, cubriéndose con el liso escudo, le apuntaba la lanza, mientras decía con fuer­tes voces:

583 ‑Grandes esperanzas concibe tu ánimo, esclarecido Aquiles, de tomar en el día de hoy la ciudad de los altivos troyanos. ¡Insensato! Buen número de males habrán de pa­decerse todavía por causa de ella. Estamos dentro muchos y fuertes varones que, peleando por nuestros padres, esposas e hijos, salvaremos a Ilio; y tú recibirás aquí mismo la muer­te, a pesar de ser un terrible y audaz guerrero.

590 Dijo. Con la robusta mano arrojó el agudo dardo, y no erró el tiro; pues acertó a dar en la pierna del héroe, debajo de la rodilla. La greba de estaño recién construida resonó ho­rriblemente, y el bronce fue rechazado sin que lograra pe­netrar, porque lo impidió la armadura, regalo del dios. El Pelida arremetió a su vez con Agenor, igual a una deidad; pero Apolo no le dejó alcanzar gloria, pues, arrebatando al troyano, le cubrió de espesa niebla y le mandó a la ciudad para que saliera tranquilo de la batalla.

599 Luego el que hiere de lejos apartó del ejército al Pe­lión, valiéndose de un engaño. Tomó la figura de Agenor, y se puso delante del héroe, que se lanzó a perseguirlo. Mien­tras Aquiles iba tras de Apolo, por un campo paniego, hacia el río Escamandro, de profundos vórtices, y corría muy cer­ca de él, pues el odio le engañaba con esta astucia a fin de que tuviera siempre la esperanza de darle alcance en la ca­rrera, los demás troyanos, huyendo en tropel, llegaron ale­gres a la ciudad, que se llenó con los que a11í se refugiaron. Ni siquiera se atrevieron a esperarse los unos a los otros, fue­ra de la ciudad y del muro, para saber quiénes habían esca­pado y quiénes habían muerto en la batalla, sino que afluyeron presurosos a la ciudad cuantos, merced a sus pies y a sus rodillas, lograron salvarse.

Anuncios
Published in: on 15 abril 2009 at 4:52 PM  Comments (3)  
Tags: , , , , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://poesiaybelleza.wordpress.com/2009/04/15/canto-xxi-batalla-junto-al-rio/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. como hacer divertidos tus momentos de aburrimiento? diez minutos de tragedia en pantalla y te olvidaras de la escasez de emociones que te proporciona la vida. y la rebeldia? con rabia, con alegria y con cordura probablemente empaquetada en dvds y ya a la venta. no te preocupes pa estimular algo tus nervios te queda siempre la opcion de enchufar tu ultimo disco de mierda. sino busca tu camello pa que te venda mas mentiras y mas mierda.

  2. podriamos hacer una comparacion con la gente de los arboles. no hay gerarquia en nuestro rincon. los altos edificios representan el mal. las mujeres mbutu, por una logica actitud se dedican al estudio de la flora urbana y a la tarea de recoger los frutos que la naturaleza-ciudad nos regala. los frutos que provienen de la basura son abundantes y son repartidos igualitariamente. los hombres se dedican a cazar. esta tarea prescinde nervios firmes y astucia porque en cualquier partida el cazador puede caer. los cazadores mas jovenes kung empiezan por los supermercados para familiarizar con el control del miedo y la rapidez de movimientos. los rituales batek se reflejan en nuestras fiestas diarias que asuastan curas y civilizadores. no conocemos la esclavitud del trabajo asalariado. no distinguimos entre juego y curro. somos peligrosos y al mismo tiempo perfectamente en empatia con nuestro entorno. somos los ultimos salvajes.

  3. Me gustaria saber qué te tomas para escribir estas alucinadas…

    Yo quiero un poco 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: