Diario de Akeru CXVI

mujer de espaldas-¿Estas completamente seguro que es Akeru?- preguntó Vlad.

Que burrada, pensé yo. ¿Quien iba a ser sino? ¿Por qué preguntaba eso?

-Sí- fue la lacónica respuesta de Kurayami.

-¿Cómo puedes estar tan seguro?- insitió Vlad.

Uuuuh, que pesao…

-Escucha, agradezco lo que hiciste por nosotros. He contraido una gran deuda contigo y con Yasu, y te aseguro que no lo olvidaré, pero no tienes derecho a…

-La quiero.

La confesión de Vlad me dejó de piedra durante un instante, hasta que vino la aclaración. Claro que me hubiese encantado ver la cara de Kurayami en ese momento, pero tuve que conformarme con su respingo.

-Es la única amiga que tengo. Desde que metí la pata con Stoker, que la mayoría me habeis tratado como a un apestado. Excepto ella. Por eso quiero estar seguro que es Akeru y no esa.. Dama… porque no soportaría…

-Es ella, te lo aseguro.

La voz de Kurayami haciendo esa afirmación fue como un dulce abrazo de amigo. Vlad, ya no estás solo, pensé agradecida. Desde ahora tendrás la amistad del Primero, que no es poco…

-De todas formas, deberíamos estar atentos. Lo que ha hecho Akeru no lo había hecho nunca antes nadie y no sabemos que puede pasar en un futuro.

Era Hikarí quien hablaba, mi dulce Hikarí. Parecía estar recuperado del todo, pero oirle me hizo recordarle inconsciente a mis pies, sobre la nieve helada, y un escalofrío recorrió mi cuerpo.

-Tienes razón. ¿Me ayudarás?

En realidad, Kurayami le estaba pidiendo que volviese a casa, con nosotros. ¡Porfavorporfavorporfavor! ¡Di que si!

-Por supuesto.

Me adormecí contenta. Hikarí volvía a casa para poder vigilarme… Un momento. ¿Vigilarme? ¿Por qué demonios tenian que..? Me levanté de la cama y salí de la habitación. Los tres estaban en salón, sentados.

-¿A qué viene eso de vigilarme?- dije bastante enfadada-¿Os salvo la vida a los dos y me lo pagáis así, hablando a mis espaldas de vigilarme? ¿Qué os habéis creido?

Se hizo un silencio bastante molesto mientras se miraban y por fin, estallaron en carcajadas.

-No hay dudas, chicos. Esta es mi Akeru -dijo Kurayami y se levantó para abrazarme mientras los otros dos seguían riendo.

-Desde luego, por un instante pensé que nos pegaría- dijo Hikarí entre carcajadas.

-Sois muy graciosos, los tres – gruñí mientras me deshacía del abrazo-. Por un instante he deseado hacerlo…

Me uní a las risas; al fin y al cabo, todo había salido bien, ¿no?

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://poesiaybelleza.wordpress.com/2009/10/22/diario-de-akeru-cxvi/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: