Ilion, el asedio – Dan Simmons

ilioni el asedioPodria contarles cómo es hacer el amor con Helena de Troya. Pero no lo haré. y no porque hacerlo no sería nada caballeroso por mi parte. Los detalles no forman parte de mi historia. Pero puedo decir sinceramente que si la vengativa musa o la enloqucida Afrodita me hubieran encontrado un momento despues de que Helena y yo hubieramos terminado nuestro primer encuentro amoroso, digamos, un minuto despues de que nos separaramos en las sabanas humedecidas de sudor para recuperar el aliento y sentir la fresca brisa que se adelantaba a la tormenta, y si la musa y la diosa hubieran irrumpido y me hubieran matado entonces… puedo decirles sin miedo a equivocarme que la breve segunda vida de Thomas Hockenbery habría sido feliz. Y al menos habria terminado en un punto álgido.

Un minuto despues de ese instante de perfeccion, la mujer apretaba una daga contra mi vientre.

-¿Quien eres?- exigio saber Helena.

-Soy tu…- empecé a decir, y me detuve. Algo en los ojos de Helena me hizo abortar mi mentira de que era Paris antes de poder vocalizarla.

-Si dices que eres mi nuevo marido, tendré que hundirte esta hoja en las entrañas -dijo tranquilamente-. Si eres un dios, eso no deberia importar. Pero si no lo eres…

Fragmento de Ilion: el asedio, de Dan Simmons

Anuncios
Published in: on 29 noviembre 2008 at 1:37 AM  Comments (3)  
Tags: , , , , , , ,

Rimrunners – C.J. Cherry

rimrunnersLo había visto venir. Lo sabia y trato de librarse de las manos que saltaron a agarrarle los tobillos bajo la puerta, pero le temblaron las rodillas y se tambaleo. Él lo intento de nuevo. Bet apretó un pie y le golpeo la cabeza contra los azulejos pero él se revolvió y la agarro del tobillo, retorciéndolo y tirando hacia sí. No podia pisar en otro sitio que no fuera sobre él. Se tambaleo contra la puerta, sintió los dedos que la asian y aunque intento evitarlo, cayo contra el inodoro; un golpe doloroso en un costado, otro en la mejilla cuando rebotó golpeando la pared y luego el suelo junto al baño. Las manos del hombre la recorrían toda, se estaba arrastrando bajo la puerta sobre ella, la envolvía con los brazos y todo era una confusión de luces sobre aquel rostro de borracho. El hombre le golpeo la cabeza contra los azulejos una y dos veces, y durante un rato, solo hubo explosiones de color, aliento alcohólico, su peso y sus manos que le rompían las ropas.

(más…)

Fragmentos de honor – Lois Mc Master Bujold

fragmentos-de-honor-novaVorkosigan despertó unas tres horas antes del amanecer e hizo que ella se acostara para arañar unas cuantas horas de sueño. Cordelia volvió a despertar con la luz gris que precede al amanecer. Era evidente que él se había bañado en el arroyo y habia usado el paquetito depilatorio de una sola aplicación que guardaba en el cinturón para eliminar de su rostro la barba de cuatro dias.

-Necesito ayuda con esta pierna. Quiero abrirla y drenarla y vovler a vendarla. Así aguantara hasta la tarde, y después de eso no importara.

-Bien.

Vorkosigan se quito la bota y el calcetín, y Cordelia le hizo sujetar la pierna bajo una raíz, al borde de la cascada. Lavó el cuchillo de combate, y luego abrió la hinchada herida con un tajo profundo y rápido. Los labios de Vorkosigan empalidecieron, pero no dijo nada. Fue Cordelia quien dio un respingo. el corte manó sangre y pus y una sustancia viscosa y maloliente que el arroyo aclaró. Ella trató de no pensar en qué nuevos microbios podrian estar introduciendo en el procedimiento. Solo necesitaban un paliativo temporal.

(más…)