Cyrano de Bergerac – Edmond Rostand

cyranoCYRANO.
¡Marchaos! Un momento… Decidme, ¿por qué miráis tanto mi nariz?
EL IMPERTINENTE. (Asustado.)
¡Que yo miraba…!
CYRANO.
¿Qué tiene de extraño?

EL IMPERTINENTE. (Retrocediendo.)
Vuestra señoría se equivoca.
CYRANO.
¿Es blanda y colgante como una trompa?
EL IMPERTINENTE. (Retrocediendo.)
Yo… no…
CYRANO.
¿O encorvada como el pico de un buho?
EL IMPERTINENTE.

Yo…
CYRANO.
¿O acaso tiene una verruga en la punta?
EL IMPERTINENTE.
Pero si…
CYRANO.
¿O alguna mosca por ella se pasea?… ¡Contestadme! ¿Tiene algo de extraño?

(más…)

Romeo y Julieta – William Shakespeare

labelle-dame-dicksee-l

La noche me oculta con su velo;
si no, el rubor teñiría mis mejillas
por lo que antes me has oído decir.
¡Cuánto me gustaría seguir las reglas,
negar lo dicho! Pero, ¡adiós al fingimiento!
¿Me quieres? Sé que dirás que sí
y te creeré. Si jurases, podrías
ser perjuro: dicen que Júpiter se ríe
de los perjurios de amantes. ¡Ah, gentil Romeo!
Si me quieres, dímelo de buena fe.
O, si crees que soy tan fácil,
me pondré áspera y rara, y diré « no »
con tal que me enamores, y no más que por ti.
Mas confía en mí: demostraré ser más fiel

que las que saben fingirse distantes.
Reconozco que habría sido más cauta
si tú, a escondidas, no hubieras oído
mi confesión de amor. Así que, perdóname
y no juzgues liviandad esta entrega
que la oscuridad de la noche ha descubierto.

AQUI puedes leer la obra entera

Published in: on 30 diciembre 2008 at 2:06 PM  Comments (1)  
Tags: , , ,

La vida es sueño – Pedro Calderon de la Barca

Otra vez (¿qué es esto, cielos?)

queréis que sueñe grandezas

que ha de deshacer el tiempo?

¿Otra vez queréis que vea

entre sombras y bosquejos

la majestad y la pompa

desvanecida del viento?

¿Otra vez queréis que toque

el desengaño, o el riesgo

a que el humano poder

nace humilde y vive atento?

Pues no ha de ser, no ha de ser.

Miradme otra vez sujeto

a mi fortuna. Y pues sé

que toda esta vida es sueño,

idos, sombras, que fingís

hoy a mis sentidos muertos

cuerpo y voz, siendo verdad

que ni tenéis voz ni cuerpo;

que no quiero majestades

fingidas, pompas no quiero.

Fantásticas ilusiones

que al soplo menos ligero

del aura han de deshacerse

bien como el florido almendro,

que por madrugar sus flores,

sin aviso y sin consejo,

al primer soplo se apagan,

marchitando y desluciendo

de sus rosados capillos

belleza, luz y ornamento,

ya os conozco, ya os conozco,

y sé que os pasa lo mesmo

con cualquiera que se duerme.

Para mí no hay fingimientos;

que, desengañado ya,

sé bien que la vida es sueño.


Aqui puedes leerla entera.

Published in: on 26 septiembre 2008 at 2:21 AM  Dejar un comentario  
Tags: , , , ,