Rebelion en el baño


-¡No lo soporto más!- exclamó agriamente la esponja cuando el dueño de la casa salió del baño cerrando la puerta a su espalda.
-¿Qué es lo que no soportas, bonita?- preguntó la bañera con un ligero retintín, mientras miraba con disgusto mal disimulado el lamentable estado en que había quedado después de la ducha matutina del amo.
-¡Que no me limpie después de usarme! ¡Eso es lo que ya no soporto! ¡Siempre igual! ¡Cada mañana lo mismo! Me estropearé en cuatro días y ¡hala! a la basura. Claro, qué le importa a un estúpido humano la triste y miserable vida de una simple esponja…- y sollozó al decirlo.
La bañera se apiadó de la pobre esponja, y aunque la fastidiaba un poco porque todo el día estaba encima de ella, escurriéndose en uno de sus rincones, intentó consolarla.
-Tienes razón, bonita. Nos tratan como a basura. Ni nos cuidan, ni nos quieren, ni les importamos… El llega, se baña y me deja hecha un asco, llena de jabón; después se afeita y, cuando termina, se va tan ricamente. ¡Ni siquiera tiene la delicadeza de aclararme cuando acaba de ducharse! Y pensar que diariamente soporto encima de mi barriga sus casi cien quilos…
(más…)

Anuncios
Published in: on 30 septiembre 2008 at 2:41 AM  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

No llores mas, mi niño – Akeru

Published in: on 28 septiembre 2008 at 11:39 PM  Dejar un comentario  
Tags: , , , , , ,

Diario de Akeru – II

Lo único que me queda de mi anterior vida es la nostalgia del sol. Los breves momentos en que puedo vislumbrar los primeros rayos antes de amanecer, o ver los últimos reflejos del sol durante el anochecer; pongo la mano sobre el cristal de la ventana y me imagino que su calor llega hasta mi cuerpo y mi corazón…

(más…)

Published in: on 27 septiembre 2008 at 11:09 PM  Comments (1)  
Tags: , , , , ,

Quiero – Akeru

Published in: on 27 septiembre 2008 at 1:07 AM  Dejar un comentario  
Tags: , ,

La vida es sueño – Pedro Calderon de la Barca

Otra vez (¿qué es esto, cielos?)

queréis que sueñe grandezas

que ha de deshacer el tiempo?

¿Otra vez queréis que vea

entre sombras y bosquejos

la majestad y la pompa

desvanecida del viento?

¿Otra vez queréis que toque

el desengaño, o el riesgo

a que el humano poder

nace humilde y vive atento?

Pues no ha de ser, no ha de ser.

Miradme otra vez sujeto

a mi fortuna. Y pues sé

que toda esta vida es sueño,

idos, sombras, que fingís

hoy a mis sentidos muertos

cuerpo y voz, siendo verdad

que ni tenéis voz ni cuerpo;

que no quiero majestades

fingidas, pompas no quiero.

Fantásticas ilusiones

que al soplo menos ligero

del aura han de deshacerse

bien como el florido almendro,

que por madrugar sus flores,

sin aviso y sin consejo,

al primer soplo se apagan,

marchitando y desluciendo

de sus rosados capillos

belleza, luz y ornamento,

ya os conozco, ya os conozco,

y sé que os pasa lo mesmo

con cualquiera que se duerme.

Para mí no hay fingimientos;

que, desengañado ya,

sé bien que la vida es sueño.


Aqui puedes leerla entera.

Published in: on 26 septiembre 2008 at 2:21 AM  Dejar un comentario  
Tags: , , , ,

El atlas de las nubes – David Mitchell


Zedelghem esta en ebullición. Las cañerías gruñen como tías ancianas. He estado pensando en mi abuelo, cuya genialidad la generación de mi padre eludió por completo. Un día me enseñó un aguafuerte de un templo siamés. No recuerdo como se llamaba, pero desde que cierto discípulo de buda rezase allí hace siglos, todos los caudillos, tiranos y monarcas del reino lo habían aderezado con torres de marfil, arboretos olorosos, cúpulas doradas, habían mandado pintar murales en los techos abovedados y engastar esmeralda en los ojos de las estatuillas.  El día en que el templo sea igual a su equivalente en la Tierra de los Puros, dice la historia, ese día la humanidad habrá cumplido su objetivo y el Tiempo tocará a su fin.

Fragmento de “El atlas de las nubes”, de David Mitchell

Dibujando corazones – Akeru

Published in: on 24 septiembre 2008 at 11:10 PM  Dejar un comentario  
Tags: , , , ,

Diario de Akeru 1

Soy una vampiro.

Prefiero utilizar el sustantivo en masculino porque la variante femenina -vampiresa- tiene unas connotaciones sexuales que no vienen al caso.

Con esto no quiero decir que no disfrute del sexo o que no lo utilice a veces para atraer al poseedor de un buen cuello que mordisquear, pero no soy ni Rita Hayworth cantando “Put the blame on mame”, ni Mae West contoneandose en alguna de sus peliculas.

Soy -o era, mejor dicho-, una mujer normal, lo suficientemente joven como para hacer locuras durante el fin de semana y lo bastante madura como para mantener un trabajo estable sin sentir la punzada del deseo de cambiar los dias en que se me hacia aburrido.
(más…)

Published in: on 23 septiembre 2008 at 12:32 AM  Comments (4)  
Tags: , , , , ,

Cuanto tiempo hace, cuanto – Akeru

Published in: on 22 septiembre 2008 at 12:12 AM  Dejar un comentario  
Tags: , ,

El regreso

La humedad del bosque impregnaba la gruesa capa de viaje del hombre, y sus ojos, bajo la capucha que cubría su rostro, parecían diminutas chispas refulgentes en medio de la oscuridad.

Era de noche cerrada, sin luna, y apenas lograba divisar la punta de su nariz aguileña, pero eso no era suficiente razón para que el extraño dejase de caminar.

Aunque hacía mucho tiempo que había abandonado aquellos parajes para recorrer mundo, seguía recordando perfectamente el paisaje en el que había crecido y, sobre todo, el bosque en el que tantas veces se había refugiado huyendo del látigo de su padre. Conocía cada uno de los senderos que lo cruzaban, cada árbol, cada arbusto; sabía donde estaban los desniveles que podían hacerle caer y donde había cuevas para refugiarse de la lluvia y del frío. Pero el viajero tenía prisa por llegar a su destino, así que decidió no pararse y continuar la marcha; le quedaban apenas dos horas de camino para poder dormir bajo techo, al lado de una reconfortante chimenea que le calentaría sus maltrechos huesos.

¿Cuantos años habían pasado desde que se alejara de su casa, una noche muy parecida a ésta, huyendo de todo y de todos? No lo recordaba con exactitud. ¡Habían pasado tantas cosas desde entonces! Quizá diez o quince años; era posible que hasta veinte. En todo este tiempo había matado para conservar su vida, había saqueado muchos pueblos y ciudades en nombre de la religión; había conseguido fama, fortuna y honores; se había casado con una bella princesa árabe que se había convertido para conservar su vida, y había tenido dos hijos con ella, a los que adoraba. Pero lo perdió todo cuando ella huyó quien sabe a donde, llevándose a los niños. (más…)

Published in: on 20 septiembre 2008 at 1:23 AM  Dejar un comentario  
Tags: , , ,