TIC-TAC O EL SUEÑO DE UN RELOJ DE ESTACION

Lo colocaron allí durante el verano del 56 porque el anterior había acabado estropeándose irremisiblemente después de tantos años de funcionamiento regular y perfecto. Era un reloj sencillo de formas, circular, de grandes números negros que contrastaban con la esfera blanca sobre la que iban girando sus manecillas indicando la hora y los minutos día tras día.

Fue feliz el día que los operarios lo colocaron sobre la puerta de la estación de trenes, colgado de la pared mirando siempre hacia los andenes y las vías, porque se abrió ante sus ojos un mundo nuevo de gentes cambiantes que se movían pasando por debajo de él, caminando, corriendo, cantando, llorando, riendo; y porque todos, en un momento u otro, acababan mirándolo.

Era un reloj sencillo, de una estación sencilla, en un pueblo de gentes sencillas. Hasta él no llegaron las noticias de las revoluciones estudiantiles que sacudieron otros países, no supo nunca de las manifestaciones multitudinarias de las grandes ciudades, del nacimiento o muerte de personajes importantes, de los cambios políticos. Era un simple reloj que se limitaba a señalar la hora a las personas que, impacientes, esperaban la llegada del tren.

SI QUEREIS LEER MAS…

Anuncios

Ruth ya no es una niña -Final-

Se levantó y se quitó la camisa. Hizo que ella se girara y volvió a besarla en la boca. El deseo contenido estaba siendo liberado y él tenia que hacer auténticos esfuerzos para ir despacio porque su sed de ella era tan grande que si se dejaba llevar podría hacerle daño y no se lo perdonaría nunca. Ella era virgen aún y no  podía permitir que su primera experiencia resultara un mal recuerdo. Le besó los pechos y jugó con sus pezones, acariciándolos con su lengua, primero uno y después el otro, y chupándolos con delicadeza. Ella estaba cada vez mas excitada; lo notaba en su respiración, en sus gemidos, en sus músculos tensionados… Volvió a besarla en la boca mientras la abrazaba apretándola contra su cuerpo. Sus labios eran tan dulces…
(más…)

Ruth ya no es una niña -6-

Ruth estaba sentada con sus manos en el regazo, mirándoselas, cuando Jason entró. Son feas, pensaba, y están llenas de callos. No son las manos de una mujer bonita. ¡Tengo tanto miedo!

-Tu madre me ha dado dicho que quieres hablar conmigo-; la voz de Jason apenas fue un susurro. Tenía el estómago encogido y el corazón en un puño. ¿Que pasaba? ¿Por qué Ruth tiene los ojos enrojecidos de llorar? Tuvo miedo.

-¿Crees que soy bonita, Jason?
(más…)

Ruth ya no es una niña -5-

-¿Te gusta?- le preguntó Ruth girando sobre si misma. Jason asintió sin poder hablar aún. Su corazón galopaba desbocado y tenía una extraña sensación de mareo detrás de los ojos-. ¿Que tienes entre las manos?

De repente volvió a ser consciente de si mismo. Se miró las manos, apenado y ridículo por culpa de esa estupida caja. ¿Por qué pensó que podría gustarle? Eso es un regalo para una niña, no para una mujer.

-Yo… hice… hice esto para ti-, balbuceó.
(más…)

Ruth ya no es una niña -4-

La mañana transcurrió tranquila, cada uno ocupado en sus propios quehaceres. Una granja, aunque sea pequeña, tiene multitud de obligaciones que cumplir y no pueden ser descuidadas ni siquiera en días tan especiales como el dieciséis aniversario de una muchachita bien bella.

Sofía mató un pollo y lo cocinó guisado con patatas, cebolla, zanahoria, tomate y una ramita de tomillo. También hubo pan blanco recién horneado -un lujo- y vino aguado -no era cuestión de emborracharse-. Jason estuvo muy amable con ella, casi como antes, aunque había momentos en que se quedaba muy serio, mirándola. Sofía había hablado con él un momento por la mañana, mientras enganchaba la mula al carro, antes de irse al pueblo con las lecheras.
(más…)

Ruth ya no es una niña -3-

Jason estaba limpiando las lecheras pero tenia la cabeza en otro lugar. Seguía pensando en Ruth. Mañana cumpliría dieciséis años y él se sentía desgraciado por eso. Pronto vestiría como una mujer adulta y lo que él ya sabía por haberla visto en camisón y con el pelo suelo rondando por la casa, será evidente para todos los del pueblo: que ya no es una niña y que se ha convertido en una mujer muy hermosa. Le saldrán pretendientes de debajo las piedras, aunque su dote sea escasa. Se estremeció al pensar que podía acabar en brazos de alguien como Tomas, el hijo del actual herrero, un baboso desconsiderado que miraba a las mujeres como si fuesen ganado. Pero él no podía hacer nada al respecto, no tenia ningún derecho. Ni derecho ni nada. Había llegado a aquella casa con una mano delante y otra detrás y así seguía. Muchas veces había pensado en irse, había lugares donde un hombre bien dispuesto como él podía hacer fortuna. Se había imaginado volviendo al cabo de unos años con los bolsillos llenos de oro, un hombre rico que regresa al hogar. Pero el sueño se malogra cuando descubre la granja abandonada y nadie es capaz de darle razón del paradero de Ruth.
(más…)

Ruth ya no es una niña -2-

Culpable o inocente. En eso estaba mientras limpiaba de hierbajos los parterres y arreglaba la valla de alambre que mantenía a los animales alejados de los rosales. Sentía la mirada de Ruth fija en su espalda desnuda y pensar tan siquiera en la posibilidad que ella se acercase y pusiese sus manos sobre su piel, sentir su cálido contacto… Mierda. Se le estaba poniendo dura y sólo con los calzones no podía disimular…
(más…)

Caminar

playa-barra-07Caminar. Nuestras manos entrelazadas mientras pisamos nuestras sombras. El sol, desde su carro celestial, nos observaba atento a nuestras caricias veladas. Éramos felices, en ese entonces. Cualquier excusa era válida para besarnos, y cualquier momento era bueno para hacer el amor. No nos importaba nada, ni nadie era mas importante que nosotros mismos.

La arena de la playa y el agua del mar acariciaban nuestros pies desnudos mientras caminábamos. El azul del cielo competía con el verde del mar en el horizonte, intentando ganar terreno el uno al otro, inmortalizándose en un manto de colores fríos que ofuscaba la cólera del observador mancillado, aquel que acude al mar para llorar sus penas y dejar que las lagrimas limpien todo el dolor.

(más…)

Published in: on 12 abril 2009 at 4:41 PM  Comments (1)  
Tags: , , , , ,

Ronin

roninEstaban frente a frente, mirándose a los ojos, atentos al más mínimo movimiento del adversario. A punto de matarse, no se odiaban ni se conocían; la vida conduce las armas de un ronin por caminos extraños y lo lleva a momentos como éste, en que se juega la vida simplemente porque un idiota ha decidido demostrar cuán hombre es enfrentándose a él.
(más…)

Published in: on 26 febrero 2009 at 12:02 AM  Comments (2)  
Tags: , , , , , , , , ,

Aracne

¿Sabes lo ocurrido a la hija de Idmón, el tintorero? Pobrecilla loca, tuvo la desvergüenza de retar a Atenea. Su orgullo ha podido más que su razón. Dicen que las dos tejieron hermosas telas.
(más…)